¿Qué pasa, tronco?

La imparable moda de los baños de bosque.

-¡¿Qué pasa, tronco?!

-Dejalu, Paco, él nun tien la culpa.

-¡Cagonmimacho! Esto sí que nun lo vi venir. 

-Pírate, anda.

-Tantu bañu de monte, tanta…

-Déxame, por favor. Equí, sumergida na naturaleza, relaxada…

-¿Qué ye, que nun tenemos bañera en casa?

-Adentrarme nel bosque cambiome la vida.

-Qué tontu fui, nun lo vi venir. Que si “un paseín pola naturaleza”, que si “Paco tengo que resetear…”

-Francisco, déxanos en paz.

-…Que si preciso caminar pelos senderos, desconectar…

-¡Venga, Paco, vete yá!

-Olvidasti hasta mi cumpleaños, yá solo celebres el día del Árbol.

-Amante-de-la naturaleza, Paco, díxilo bien claro.

-¿Pero qué te da él, Maricarmen?

-Lo que tu me quitas, Francisco.

-¿El qué, ho?

-¡Energia, Paco! Muncha energia. Él conéctame cola energía de la naturaleza.

-Pero nin siquier tien un celebru pa conversar.

-¡Ja! Tas tu buenu pa hablar…

-¿Eh? 

-¡Él, Paco, tien muncho más! Esta corteza rugosa y fuerte que me fai sentir protegida.

-¿Qué dices, Mari? ¿Qué dices?

-…Eses cañes estendíes que me faen suañar con viaxar pol vientu.

-¡No flipes, Mari! ¡No flipes!

-¡Y les sos fueyes! ¡Eses fueyes que susurran secretos del monte!

-Nun puedo creer lo que toi escuchando.

-Pos creételo. Soi ecosexual, Francisco.

-¿Qué yes qué?

-Déxame vivir mi romance. Ye primavera y…

-Chiflaste, guapina.

-Mi corazón pertenez a esti carbayu, Paquito. Él nunca me dexó plantada.

-Home, yera lo que te faltaba.

-Nin me pidió que-y lave la ropa, nin me grita cuando…

-¡Viciosa! ¿Qué van dicir la nuesa xente? ¡Si tu padre enterase de qu’andes abrazando árboles…!

-L’amor ye como una semilla que puede crecer nos llugares más inesperaos.

-Yá lo veo, yá. Pero cuando dixisti que queríes echar raices en Asturies nunca pensé que… 

-¡Pírate, Paco! Y respeta al mi carbayu.

-¿Cómo que lu respete? ¡¡¿Qué pasa, tronco?!! ¿Por qué te tires a…?

-Non  te engañes, Paco. Él nun me tira, soi yo quien se balta contra él.

-¿Cómo ye, ho? 

-Ye tan erótico sentir que algo tan grande y tan vieyo sujete mi espalda.

-Meca, agora te gusten los vieyos…

-Siempres quixi atopar a una persona que me fixera sentir asina, pero…

-¿Cómo?

-Nun sé, la sensación de tar sostenida por daqué, de nun poder cayer…

-¡Cagonmimacho! ¿Pero qué pasa, tronco? ¡¡¿Esto cómo ye?!!