Síndrome del corazón festivo

No apto para cardíacos.

-¿Quién le dio mi número al colesterol?

-¿Por qué?

-¡¡¡Porque me está llamandoooo!!!

-¿Quién le dio mi número al colesterol?

-¿Por qué?

-¡¡¡Que me anda sonsacandoooooo!!!

-Vale yá, Tino. 

-¡Ándaleee!

-¡Vale yá! Que tienes tu más fiesta que la flamenca del whatsapp.

-¡Cagonrós, Arcadio! Colo bien que diba…

-¿El qué, ho? 

-¡El roscón! El roscón de reis foi lo que me mató.

-¿Por? ¿Pero qué te dixo’l médicu?

-¿Que me va a dicir?  ¡Que tengo’l colesterol peles nubes!

-¿El buenu o’l malu?

-Nun sé, un calvu, que taba ellí, nel ambulatoriu.

-Pero…

-Na. Agora voi tener que mexar colos güeyos zarraos.

-¿Por?

-Los güevos nin miralos, díxome. ¿A ti te paez normal?

-¡Qué bestia yes, Tino! ¡Qué bestia, tío!

-Coime…

-Y mira que te avisé: Hai que saber dicir non.

-¿Qué quies que faiga, si son tou compromisos?

-Yá, coño, pero…

-Cena d’empresa, Nuechebona, Añu Alvia… Munches emociones, Arcadio.

-Lo que nun se puede ye quedar con todiós en vacaciones pa cenar, comer, picar daqué, tomar vermú, chocolate con churros…

-¡Coño! ¿Pa qué quies que quede, pa palotiar?

-Castigasti muncho la patata, Tino, con tantos escesos.

-¿Qué patata, ho?

-El corazón, Tinín, el corazón. Que yá tenemos una edá, coño. Y lo que nun puedes ye andar cerrando los güeyos.

-Güeyos que nun ven, corazón que nun siente.

-Yes un casu. ¡Y mira que te avisé! ¡Curiáu colos escesos!

-Comí de too.

-Tou en esceso ye malo, menos les perres.

-La culpa foi del cocineru.

-¿Quién, ho?

-El cocineru, el mi primu, que ye factor.

-¿De Renfe?

-Non, de riesgu. Nun sabe cocinar ensin grasa. Nun sabe. Ye un peligru.

-Pero… 

-¿Quién le dio mi número al colesterooool?

-¿Por qué?

-¡¡¡Porque me está llamandoooo!!!

-Vale yá, Tinín.

-¿Quién le dio mi número al colesterooool?

-¡Vale yá, ho! ¿Por qué cuando tienes problemas date por cantar?

-Porque asina doime cuenta que la mio voz ye peor que los mios problemas?

-¡Cagonrós! Neso tienes razón.